El necio

Existe una canción de Silvio Rodríguez llamada “El necio”. Lejos de su mensaje un poco más hacia lo político que a lo emocional, me recuerda que las personas nos aferramos más a lo negativo o a lo que no es funcional. Parecería que se nos enseña a ocupar toda nuestra energía para maltratarnos con una relación laboral- ya sea con nuestros jefes o con nuestros compañeros- pésima. O nos la pasamos pensando todo el día sobre por qué nos terminaron, por qué no nos quisieron, por qué se fue con otr@… También se nos puede ir la vida en insistir tener la misma angustia sobre el dinero, así como aguantarnos ese dolor de estómago que lleva tres meses y que empeora cada vez…

La palabra necedad procede del latín nescius (ignorante, carente de conocimiento), para expresar la cualidad y estado del necio. ¿De qué estamos carentes de conocimiento?… Así es: DE NOSOTROS MISMOS.

Cuando aprendemos a diferenciar entre la necedad de hacer algo que nos traerá tranquilidad, libertad, mayor autonomía, madurez…, y aquella que nos impide crecer, independizarnos (económica y emocionalmente) o nos limita para lograr alcanzar nuestras metas; hemos dado un gran paso porque nos hemos decidido a responsabilizarnos y a ocupar tiempo y espacio en nuestro bienestar.

Aferrémonos entonces a ocupar energía para componer nuestra vida: Desde nuestro peso y alimentación para minimizar riesgos de salud o bien, para oxigenar nuestro cuerpo y que se encuentre preparado para todos los trajines a los que nos sumamos todos los días; necear sobre la absoluta necesidad de ahorrar para alcanzar metas económicas y alcanzar libertad financiera.

Exigirnos más de nosotros mismos para tener tiempo con nuestra pareja y aprender que trabajar mucho es a veces, una huidiza decisión para no afrontar lo que pasa en casa. Obligarnos a encarar a nuestros miedos para dejar de ocultarlos atrás de alguna adicción o ponernos como requisito el procurarnos un poquito más cada día, tratarnos mejor y no con tanta peladez que escucho por ahí:  “gord@, fe@, chaparr@, pendej@, inútil, estúpid@…”. Si alguien más lo creyó de nosotros, empecemos a ser necios para trasladarnos a un mejor trato y, por ende, repercuta en la gente con las que nos vinculamos.

Todo se aprende en esta vida, hasta lograr ser más necios para lo bueno, que para lo malo.

Descúbrete, verás los cambios que generas en tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close